Después de analizar la oferta de estudios de posgrado en materia de comunicación y cultura científica por parte de universidades españolas, los promotores de este máster llegamos a la conclusión de que podría ser interesante ofrecer estudios de cultura científica que fueran de utilidad a profesionales de perfiles diversos, tales como periodistas interesados en el periodismo científico, personal docente de diferentes niveles académicos, personas interesadas en dedicarse a la divulgación científica, y otros.

Nuestro interés se aleja de lo más eminentemente académico, por un lado, y de lo estrictamente comunicativo, por el otro, pero sin renunciar completamente a esas vertientes. Nos interesa más abordar la formación en cultura científica desde la perspectiva de la divulgación, así como la introducción de contenidos sólidos de historia y filosofía de las ciencias. Porque para adoptar una actitud crítica hacia el conocimiento y la información científica es muy importante contar con nociones básicas acerca de la forma en que se han desarrollado las disciplinas, así como de la rica reflexión filosófica acerca de la naturaleza del conocimiento científico que se ha ido atesorando con el tiempo.

Historia y filosofía de la ciencia son, pues, áreas incluidas entre los contenidos de nuestra oferta. Pero además, y como es lógico, un máster sobre cultura científica ha de incluir también conocimientos científicos concretos. En unos estudios de las dimensiones de un máster no es posible abarcar un gran conjunto de conocimientos. Por otra parte, el bagaje acumulado por las ciencias durante su desarrollo es de tal amplitud que resultaría vana cualquier pretensión de ofrecer un panorama de las ciencias más o menos completo. Por ello, a la hora de delimitar los contenidos sustantivos de ciencia, hemos optado por seleccionar algunas materias de carácter básico y otras cuyo interés radica en su directa relación con aspectos de la vida cotidiana. De esta forma, pretendemos ofrecer ejemplos escogidos que sirvan para ilustrar la forma en que funciona la ciencia, a la vez que ofrecemos formación científica básica.

Muy bien, pero ¿cómo es la experiencia formativa en este máster?

El máster está diseñado de acuerdo con una estructura modular que permite obtener diferentes títulos (especialista universitario, experto y máster) en función de los créditos que se cursan. Los estudios se imparten al 100% on-line, sin necesidad de conectarse a horas prefijadas, lo que permite adaptarse a los horarios de cada estudiante. La flexibilidad de la propuesta se basa en cada asignatura tiene la misma duración, 2 ECTS, desarrollándose en 5 semanas. Cada una cubre aproximadamente 10 temas de 2 horas cada uno, más 4 ejercicios de seguimiento y una prueba de evaluación final. El tema primero incluirá la presentación de la asignatura, y es muy conveniente que incluya un vídeo.

Cada tema puede mezclar diversas fuentes de información como se desee. Un tema podría consistir en un vídeo de 15 minutos y 12 folios. Otro podría incluir 8 folios de texto y 40 transparencias. Los ejercicios pueden ser tipo test pero también pequeños textos que cada estudiante ha de publicar en su blog. Esto es importante porque, al estar el orden de las asignaturas prefijado (se dará a conocer antes del final del período de matrícula), de esta manera cada estudiante puede conocer en tiempo real los ejercicios de los demás e interactuar con ellos.

Por lo tanto, aunque la flexibilidad es muy grande (cada estudiante decide cuándo estudiar), se minimiza la soledad del estudio on-line, proponiendo al alumnado diferentes experiencias formativas que se van sucediendo con las diferentes asignaturas y módulos. Buscamos que el alumnado se conozca y aprenda colaborativamente. Para ello se «libera» cada tema en un momento dado (un remedo del momento de la clase), por ejemplo, los lunes y jueves de cada una de las 5 semanas. En la misma línea, cada semana se libera un ejercicio, de forma que el estudiante tenga que trabajar de manera autónoma, pero regular. Estos encargos estarían pautados también semanalmente (por ejemplo, los jueves) y de cada uno se debe devolver una corrección con la misma periodicidad.

Imagen: Mavis CW @unsplash